Entrevista a Susana Chorén, pedagoga de Noupertres

La trayectoria profesional de Susana ha estado ligada principalmente con las adicciones, tanto en el área de prevención como en el ámbito asistencial.

En la actualidad compagina su trabajo en Noupertres con el de profesora de la Universidad Internacional de Valencia (VIU), donde imparte clases en el Grado de Educación Primaria y en el Máster de Formación del Profesorado.

Susana es una persona muy activa, con una gran pasión por su trabajo y preocupada por el bienestar de los demás.

¿Cómo llegaste a Noupertres?

Conocí a Elvira Peris cuando ella trabajaba en el Ayuntamiento de Alboraya, pues ella llevaba a cabo allí las actividades para la fundación de drogodependencias donde yo trabajaba. Cuando dejé de trabajar en esa fundación, me subí al barco del proyecto de Noupertres; eso fue a principios de 2013.

¿Cómo es el día a día en Noupertres?

Bueno, el concepto rutina es muy flexible en Noupertres, el día a día cambia y se adapta según las necesidades de los usuarios.

No obstante, tenemos sistematizados los grupos terapéuticos, las sesiones individuales, las atenciones o la formación, pero al trabajar con personas, sobre todo con chavales con problemas conductuales, el día a día va variando y es difícil hablar de “una rutina”.

Ahora mismo, por ejemplo, tenemos una rutina en el Centro educativo terapéutico: los chavales que tratamos en este momento entran a las 09.00 h de la mañana y están aquí hasta las 20.00 h de la tarde.

Explícanos un poco en qué consiste esa rutina del Centro Educativo Terapéutico.

La mañana corresponde a la parte académica. Orientamos y ayudamos académicamente a cada chaval dependiendo su situación. Es decir, a algunos les damos formación en el curso académico en el que se han quedado o bien les intentamos reenganchar en el curso donde se quedaron, a otros los preparamos para las pruebas libres de acceso a ciclos, hay otros alumnos que tenemos en secundaria, otros están preparándose para sacarse por libre el graduado escolar, tenemos alumnos que están en la universidad… En definitiva, les damos apoyo académico acorde a la situación de cada uno de los perfiles.

A las 13.00 h empieza la organización de la comida. Los chavales se encargan, bajo la supervisión de un responsable, de todas las tareas relacionadas con la comida, pues comen todos juntos y el mismo menú: ir a comprar, organizar la cocina y cocinar, de fregar… Todas estas tareas la utilizamos para enseñarles hábitos básicos, habilidades sociales y responsabilidades, como una parte del proceso educativo-terapéutico más.

De 16.00 a 18.00 h, los chavales tienen grupo terapéutico, en el que trabajan en equipo las necesidades de cada caso particular.

Por último, para acabar el día, marchan a hacer deporte hasta la hora de salir.

Cabe señalar que a la hora de comer se incorporan chavales que sí están escolarizados, y que a partir de ese momento trabajan conjuntamente con el resto las tareas correspondientes, ya sean académicas, terapéuticas o deportivas, según el momento.

Susana, ¿cuál es tu función exactamente en Noupertres?

Yo soy pedagoga y soy educadora, pero además llevo temas administrativos y de preparación de proyectos, porque, aparte del trabajo que hacemos aquí de atención directa, también realizamos muchos proyectos para ayuntamientos, universidades o centros educativos llevando a cabo programas de servicios sociales, propuestas de formación para mayores, para mujeres, planes de igualdad o acciones formativas a centros escolares con temas específicos de adicciones o de educación para los padres.  Las temáticas de las acciones formativas las adaptamos a la demanda de los centros educativos.

Me encargo de tener ese contacto con esos recursos, de ver las necesidades, de preparar junto con Elvira, las propuestas y los presupuestos. E inclusive, si se amolda a mi especialidad, llevo a cabo la formación.

Pero en general, en Noupertres, doy apoyo a lo que haga falta. Si se necesita cualquier cosa, ahí estoy.

¿Cuáles son las mejores experiencias que te llevas del trabajo cuando no estás en él?

La mejor recompensa es ver como la gente cada vez está mejor y va mejorando.

Todas las historias que tratamos en Noupertres son difíciles, complicadas, con muchos problemas, y cuando ves que se implican, que se van dando cuenta que somos aliados, que empiezan a confiar en nosotros, es muy satisfactorio.

No hay que olvidar que es un trabajo muy duro, porque no dejas de trabajar con las emociones de las personas, pero a la vez es muy gratificante porque “tocas” su mejoría.

Por ejemplo, en las familias con chavales con conductas en riesgo, si hay una continuidad, se observan los buenos resultados, pero no sólo unos buenos resultados académicos, sino que se mejora en las relaciones en casa, a nivel social, tomando mejores decisiones, dejando el consumo… Esa es la mejor recompensa.

Para finalizar, ¿cómo definirías Noupertres?

Esa es la pregunta del millón. Noupertres es una gran familia, donde cada uno desde nuestra área, función y conocimiento, intentamos que los chavales, las familias, las personas que vienen aquí estén mejor. Pretendemos poner un granito de arena en sus vidas para que poco a poco mejoren y luego ellos sean un recurso para la sociedad y para las personas que les rodean.